Tall Tall Trees se inspiran en Paul Simon para ‘Happy birthday in jail’

tall_tall_trees_aware_golden_things

Tall Tall Trees es en realidad Mike Savino, compositor y multi-instrumentista. Centrado en su instrumento, el banjo y en escribir canciones, lanzó su primer EP homónimo en 2009. Llegando a mudarse a Nueva York para cumplir sus aspiraciones musicales, no ha parado en los últimos diez años. No solo por el toque électrico y psicodélico que le da a este instrumento, sino porque ha hecho montones de actuaciones. En algunas de ellas le acompaña su colaborador habitual Kishi Bashi.

‘A Wave of Golden Things’ será su próximo álbum de estudio, contando ya cuatro en su carrera. Arrancando con ‘The Wind, She Whispers’ pasamos de melodías montañeras a ritmos funk como el que no quiere la cosa. Dispuesto a sorprender al público con estos giros, afirma que sus influencias van de Pink Floyd y Cat Stevens a Earl Scruggs o Bela Fleck. En este trabajo la voz tendrá más protagonismo que las texturas de la melodía.

Savino también pertenece al mundo de la música autoproducida, algo que cada vez es más extendido en la escena independiente. Eso unido a lo anterior, no le impide mantener su búsqueda de paisajes musicales en las ocho pistas de ‘A Wave of Golden Things’. Un mundo interior tanto a ellas como para el country en general.

Y el resultado es que se ha abandonado la experiencia tradicional del estudio por algo más inmersivo. Y no es broma, se ha llevado los elementos de grabación a una granja en las afueras de Asheville, North Carolina, donde ahora reside. Con todo, tres semanas de trabajo han sido necesarias para completar la grabación del álbum. Aunque en sus propias palabras ha abandonado las expectativas, está deseando ver dónde le lleva el destino.

No faltarán los tracks más personales y reflexivos en ‘A Wave of Golden Things’ adelantando que la pista final estará entre leves lamentos y susurros. Bien puede deberse a que es más fácil escuchar esto lejos de las ciudades. ‘Necesitamos un poco de paz y amor’ dice Savino y la verdad es que no le falta razón. Y que llegue esa oleada de cosas doradas que tanto esperamos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *